5 formas populares con las que te pueden robar el coche

Robar el coche
Para robar un coche no hacen falta métodos muy sofisticados, solamente picaresca y encontrar a un conductor despistado.

Por desgracia, no pocos seres humanos tienen instalado el gen de la maldad. Fruto de ello nacen los amigos de lo ajeno, siendo nuestros coches unas de sus víctimas preferidas. Seguramente todos estamos al tanto de algunos de los métodos más sofisticados para llevar a cabo este tipo de fechorías, pero aún en pleno siglo XXI, hay cacos que actúan a la vieja usanza. Vamos a repasar seis formas con las que te pueden robar el coche que, de tan simples que son, tú mismo puedes prevenir sin la intervención de las autoridades.

No dejes de mirar tu coche hasta que lo cierres

Parece tan obvio que es difícil de creer, pero sucede. ¿A que cuando te bajas del coche en la calle y lo cierras no sueles comprobar que todo está en orden? Se han dado no pocos casos en los que los ladrones se sitúan en la parte contraria a la del conductor para que cuando éste se baje, abrir levemente una de las puertas. De esta manera, cuando le damos al botón de cerrar, el coche se queda abierto, dando carta blanca al ladrón para meterse en el interior y hacer lo que le plazca.

Ojo con el tapón de la gasolina

Si tu coche es de esos que permite abrir el tapón de la gasolina con la misma llave que se arranca, cuidado. Se conocen casos en los que los ladrones han robado precisamente el tapón del depósito para hacer una copia de la llave. Si éste te falta, sospecha y acude a tu concesionario para que te den una solución.

Te pueden timar con la matrícula

Suele darse cuando aparcas tu coche en lugares públicos. Los ladrones proceden a robar una de las matrículas, preferentemente la trasera, para posteriormente hacer que paremos con el supuesto objetivo de dárnosla. En ese momento aprovechan para hacerte bajar del vehículo y llevárselo.

¿Unas latas colgando de mi coche?

Si por un casual ves alguna vez unas latas de refresco o similares colgadas de la parte de atrás del coche, cuidado. Es posible que algún ladrón que merodee por las inmediaciones las haya colocado allí para que, cuando arranques, te detengas a quitarlas por el escándalo que organizas. Si en ese momento te dejas las llaves puestas, mal asunto.

La moneda en la maneta de la puerta

Seguramente ninguno de vosotros da una vuelta completa al coche cuando va a dejarlo en un parking. Hay cacos realmente expertos en dejar atrapada una moneda en la maneta de la puerta en lo que nosotros apagamos el motor y nos bajamos. Si hacen esto, es para que cuando tu cierres el coche éste se quede realmente abierto, dejando vía libre al maleante en cuestión para robar. Echar un ojo una vez cerrado el coche no cuesta nada y nos puede ahorrar un disgusto.

Comentar

Noticias relacionadas

Categorías

Últimas noticias