Categorías

Etiquetas

Volkswagen

Volkswagen es una de las pocas cosas buenas que nos dejó la Alemania de Hitler. Éste, cuando accedió al poder en 1933, decide poner en marcha un plan de fomento de la industria del automóvil. Su objetivo no era otro que el de relanzar sus fábricas y hacerlas más competitivas frente a las inglesas y las francesas.

Con este pensamiento, el gobierno alemán lanza un concurso a los empresarios para la concesión de la fabricación del denominado ‘automóvil del pueblo’ -Volks Wagen-. Ferdinand Porsche fue el encargado de llevar a cabo dicho proyecto, cuyo fin era construir un vehículo sencillo y barato que pudiese estar al alcance de la mayoría de los alemanes. Con el fin de la guerra, Ferdinand Porsche fue encarcelado por su vinculación con el régimen nazi y los ingleses tomaron el control de la factoría, comenzando poco después la fabricación del mítico Escarabajo.

Desde entonces, aunque con altibajos, la marca se va expandiendo mientras saca a la venta algunos de los modelos más exitosos de la historia, como el Golf, que acabaría superando las ventas del Escarabajo.