La exhibición de Ayón revive al Real Madrid en Euroliga (82-93)

ayon-euroliga
El Real Madrid ganó al Khimki. (AFP)

El Real Madrid de Baloncesto logró una importantísima victoria en su visita a Moscú tras vencer al Khimki por 82-93, en el partido que cerraba la primera vuelta del Top 16 de la Euroliga para los blancos. Una actuación sobresaliente de Sergio Llull y sobre todo de Gustavo Ayón, que finalizó con 41 de valoración, permitió a los blancos vencer a uno de los favoritos del Grupo E y revalorizar sus opciones de pase a los cuartos de final.

El equipo blanco abrió el partido con novedades en su quinteto, debido a las bajas y a la voluntad de Laso de abrir el campo para atacar la muralla defensiva local. Thomkins y Carroll fueron de la partida desde el inicio en un Real Madrid que logró grandes situaciones de tiro pero al que le falló la defensa de su zona, donde un gran James Augustine lograba sumar para el Khimki y equiparar los triples de Maciulis y Thompkins, especialmente inspirados (26-26).

El segundo cuarto trajo la activación de las dos grandes estrellas del Khimki, los exteriores Shved y Rice, que hicieron las delicias del público asistente al Krylatskoye Sports Palace, a la vez que maniataban a un Real Madrid perdido en defensa sin su gran estilete, Gustavo Ayón, que esperaba en el banquillo necesitado de un más que merecido descanso. Un parcial de 13-2 daba a los rusos una ventaja de siete puntos (50-43), al descanso.

Veinte minutos de ensueño

La segunda parte arrancó con las pilas renovadas en el Real Madrid y con la vuelta de un quinteto inicial que había dado muy buenos resultados. Recuperadas las buenas sensaciones en ataque, el equipo supo añadir un punto de dureza defensiva que comenzaba a desesperar al Khimki, cansado por no encontrar a Rice para dirigir al equipo, muy bien secado por Sergio Llull, espectacular en ambos lados de la cancha. Un triple de K.C Rivers sobre la bocina permitía a los pupilos de Laso marcharse con ventaja a falta de diez minutos del final (69-71).

La tensión subía cuanto más se acercaba el final pero el Real Madrid tenía claro que se jugaba mucho en este partido. La defensa que en muchas fases de la temporada ha brillado por su ausencia fue el gran argumento de los blancos en el último cuarto, dejando en solo 13 puntos al rival, mientras que en ataque, la conexión de los Sergios con Ayón daba sus frutos y permitía al vigente campeón de la Euroliga lograr una épica victoria para acabar de la mejor manera la primera vuelta del Top 16.

Comentar

Últimas noticias