Copa del Rey: golpe en la mesa del Real Madrid y a semifinales (101-84)

copa-del-rey-real-madrid-fuenlabrada
El Real Madrid aplastó a Fuenlabrada. (EFE)

El Real Madrid se impuso a Montakit Fuenlabrada en el duelo de cuartos de final de la Copa del Rey que abría la jornada del viernes en A Coruña. El conjunto de Pablo Laso se impuso con solvencia en el derbi madrileño por 101-84 en un torneo que ha deparado varias sorpresas, pero que ve como el vigente campeón se abre paso para tratar de revalidar el título.

  Sergio Llull y Gustavo Ayón fueron los líderes del Real Madrid en el duelo copero, y tuvieron a Jaycee Carroll como socio de lujo y máximo anotador del equipo, con 18 puntos. Ivan Paunic destacó en Montakit Fuenlabrada con 27 tantos.

El encuentro traía la incógnita de saber si continuarían las sorpresas en forma de eliminación de los favoritos después de una jornada, la del jueves, en la que cayeron Valencia Basket y Barcelona Lassa, primer y segundo clasificado de la Liga Endesa. El Real Madrid no estaba dispuesto a dejar dudas sobre su rendimiento y comenzó sobrio y seguro, sostenido por Gustavo Ayón y Jonas Maciulis, para mermar a un Fuenlabrada que poco a poco iba cargándose de faltas, aunque aguantaba gracias a las canastas de Stevic (25-21).

La apisonadora blanca siguió funcionando tras el descanso

El segundo periodo trajo la ruptura del partido con un Real Madrid que se imponía gracias a su segunda unidad. La entrada de Nocioni, quién volvía a las pistas después de varias jornadas ausente por problemas físicos, supuso un plus de anotación, mientras que la incursión de Jeffery Taylor esta vez no solo aportó intensidad, sino también triples y una conexión con el Chacho que permitió a los blancos llegar a la barrera de los 20 puntos de ventaja al descanso.

A pesar de los intentos de Jota Cuspinera de frenar la sangría blanca tras el descanso, los puntos seguían llegando gracias a una notable circulación de balón, que permitió al Madrid acabar con 26 asistencias. Tres triples de Carroll terminaron de desesperar a los fuenlabreños, que veían como el sueño copero terminaba demasiado corto.

Con Marko Popovic y David Wear demasiados minutos en el banco con problemas de faltas, Paunic se echó a su equipo a la espalda, pero su heroica actuación no fue más que un grano de arena en el desierto. El Real Madrid se comportó como el campeón que es y certificó su pase a semifinales superando los cien puntos y demostrando que va, y muy enserio, a por su tercera Copa del Rey consecutiva.

Comentar

Últimas noticias