Cristiano venció el duelo de goleadores a Aduriz

cristiano-ronaldo-athletic
Cristiano Ronaldo, celebrando un gol contra el Athletic.

Todo es provisional. Probablemente, la juventud sea lo más pasajero por lo que pasa un ser humano y lo más difícil de dejar atrás.  Lo instaurado socialmente dice que los 31 y 35 años forman parte de la etapa madura y si hablamos en términos futbolísticos es sinónimo de final, de colofón, de adiós. Sin embargo, ahí se erigen Cristiano Ronaldo y Aritz Aduriz viviendo una juventud tan alargada como el estruendo de sus dianas.

La juventud se batía en el Santiago Bernabéu. Lo sabía el realizador de la televisión, que antes de que el esférico echara a rodar enfocaba la cara de depredador de Aduriz y las botas del animal Cristiano.

Dicen que los del País Vasco están hechos de otra pasta y debe ser verdad. Sólo hay que mirar a Aduriz. Treinta y cinco años que provocan que cada fin de semana Vicente Del Bosque se pregunte qué pasa si realmente existe una segunda juventud, que comprar el armario para colgar las botas a los “treinta y tantos” se convierte en regla porque Aritz es la excepción. Trece goles lleva en sus botas el killer de Donostia.

Dos minutos tardó la capital en preguntarse por Benjamin Button. Desde Portugal se bicicleteó por la banda izquierda, se buscó el ángulo largo y Ronaldo lo encontró con su disparo con la derecha. Se rompió la red. El luso suma 21 goles en esta Liga, lejos de sus mejores marcas – no en vano sus vitrinas de su casa guardan cuatro Botas de Oro-,  pero ahí está, en la lucha por el pichichi, liderando la clasificación.

En San Sebastián sabían que Aritz siempre es Aduriz. Y sobresalió. Y ganó en el marcaje a Varane para que Eraso empatara el partido. Valverde siempre tiene su as en la manga: todos los balones del área, si caen en Aduriz, serán rematados. Y muy probablemente gol. La falta de siesta en Concha Espina se tornó en un dolor de cabeza con colores rojiblancos.

Tras el paso por vestuarios, un francés dio la orden de evitar que los leones dieran una sorpresa a los merengues. Contención y sentenciar el resultado ¿por medio de quién? Exacto. Desde Bilbao, intentar salvar el partido ¿por medio de quién? Efectivamente. Y por eso Costa Rica tuvo que estirarse. ¡Pura vida a los 35!

Ronaldo y Aduriz, las excepciones que confirman la regla. Y ¿si el caso de Button es real?

Comentar

Últimas noticias