Pinchazo en hueso del Real Madrid (1-1)

Pinchazo en hueso del Real Madrid (1-1)
Cristiano marcó un gol y falló un penalti ante el Málaga. (Getty)

El Real Madrid no pasó del empate frente al Málaga en La Rosaleda (1-1) y dice adiós virtualmente a la Liga, que ya de por sí estaba complicada antes del duelo contra los andaluces.

Los de Zinedine Zidane no estuvieron cómodos en casi ninguna fase del partido, mientras que los locales, bajo la gran dirección de Javi Gracia desde el banquillo, supieron plantear el encuentro a los blancos desde el primer minuto.

Las primeras ocasiones del partido fueron para el Málaga. Juanpi y Horta tuvieron en sus botas el primer gol, pero no acertaron en sus respectivos disparos a muerta.

Los andaluces salieron en tromba, con una asfixiante presión sobre el Real Madrid y llegando a la meta de Keylor Navas con mucho peligro.

Poco después, Marcelo, que fue el mejor jugador madridista del partido, protagonizó una gran jugada por la banda izquierda y dejó sólo a Jesé, cuyo disparó rechazó Kameni con el pie. 

Cristiano puso por delante al Real Madrid

En el minuto 33 de partido, Cristiano Ronaldo aprovechó una falta lateral botada magistralmente por Toni Kroos para hacer el primer tanto con un espectacular remate de cabeza. El portugués estaba en posición adelantada, pero el linier no lo señaló.

Un minuto después, otra gran jugada entre Marcelo y Cristiano Ronaldo por el flanco izquierdo acabó en un claro penalti cometido por Weligton sobre el luso.

Un penalti que pudo acabar con el partido, pero el crack portugués no lazó su mejor pena máxima y Kameni volvió a estar soberbio desviando su disparo.

El Málaga no le perdió la cara al partido

Pese a ir por debajo en el marcador, el Málaga volvió a salir fuerte y correoso tras el descanso. Los de Gracia veían que no estaban siendo inferiores a un Real Madrid que no tuvo su mejor día en La Rosaleda.

Keylor Navas salvó un par de ocasiones de los malacitanos, pero en el minuto 66 no pudo hacer nada para evitar el empate. En el minuto 66 de partido, Albentosa recibió sólo en el área un centro de Weligton y remató al fondo de la red para poner las tablas en el electrónico.

De este momento y hasta el final del encuentro, el Málaga bajó un poco el ritmo y el Real Madrid fue un quiero y no puedo. Los de Zidane acabaron empujando y metiendo en su campo a los locales, pero sin claridad de ideas y con transiciones muy lentas que permitían al rival replegarse bien y no sufrir.

Comentar

Últimas noticias