Los niños que comen delante de la tele tienen más riesgo de sobrepeso

Los niños que comen delante de la tele tienen más riesgo de sobrepeso
obesidad-infantil_1

Comer delante de la pantalla de la televisión tiene efectos perjudiciales para los menores españoles, como recoge el estudio ‘Percepción y hábitos de salud de las familias españolas en torno a la nutrición infantil’ realizado por Cinfa. Asturias es la comunidad donde más niños comen viendo la televisión. El 27% lo hace de forma regular, el 39% a veces y siempre lo hace el 2%.

Pero además de ver la televisión, también manejan otros dispositivos electrónicos como el teléfono móvil o la pantalla de la tableta. Los menores que tienen este hábito tienen más posibilidad de sufrir obesidad o sobrepeso en comparación con los que no comen delante de la pantalla. Cuanto mayor es el uso de estos aparatos en la comida, mayor será la tendencia a engordar, como recoge el informe.

En España, cuatro de cada diez padres no deciden realizar nada para solucionar los problemas de sobrepeso de sus hijos pese a que son conscientes que no están en su peso ideal. Un porcentaje similar decide llevar al menor al pediatra, mientras que nadie apuesta por recurrir a los servicios de un nutricionista.

Según esta investigación, únicamente el 12% de los niños en edad escolar consume algún tipo de fruta a la hora del desayuno; el 28% toma un zumo natural, mientras que la práctica totalidad de los menores desayuna antes de acudir al colegio. A media mañana los expertos aconsejan tomar un yogur, una pieza de fruta o un bocadillo de queso o de un lácteo similar, pero son pocos los que siguen esta recomendación. El 15% se decanta por un producto de bollería industrial y sólo el 35% toma algo de fruta. El alimento favorito para el almuerzo sigue siendo el bocadillo (61% de los niños), al igual que en la merienda (81%).

En lo referente a los tipos de alimentos que consumen los niños, sólo el 5% ingiere verduras en las siete ocasiones que recomiendan los expertos a la semana. Se aprecia un excesivo consumo de carne, entre cuatro y siete veces semanales, cuando lo adecuado sería entre una y tres.

Las chucherías siguen ocupando un lugar preferente en la alimentación de los niños. Ocho de cada diez toma algún tipo de dulce al menos una vez a la semana, mientras que el 16% no las come nunca. Algo similar ocurre con la comida rápida, en donde el 91% la toma como mínimo una vez al mes.

Comentar

Noticias relacionadas

Etiquetas

Últimas noticias